Viaje mágico a las haciendas de Yucatán

Las haciendas de Yucatán son el hilo conductor para conocer lo que marcó y transformó la vida de este hermoso rincón del mundo.

4 Haciendas de Yucatán que te harán vibrar de emoción

A 37 km de la ciudad de Mérida, en medio de un paisaje donde predomina la ceiba, el pochote, el framboyán, los bonetes y el canto de la chachalaca y codorniz, se encuentra la Hacienda Temozón Sur.

Hacienda Temozón Sur

Majestuosidad y confort

Estar aquí es como regresar al siglo XIX, cuando se transformó en una henequenera, el llamado oro verde de México y, esta propiedad, una de las de mayor producción y el eje central de la economía yucateca.

Conserva los indicios de una época de esplendor. Ahora funciona como una hacienda-hotel de máximo lujo, que ha sido restaurada para mostrar la belleza y el orgullo de Yucatán a través de su historia.

La Hacienda Temozón te hará conocer el mundo del henequén y los secretos de su producción. Aún preserva abundante maquinaria y herramientas de la época. Estos aparatos te transportan al pasado para saber cómo era el trabajo, las costumbres y cómo se vivió en este lugar.

En la parte baja de la Hacienda se puede acceder a dos cenotes: Sacamucuy y Xaca Mucuhi, para llegar a este último hay que hacerlo en un truck, un carrito de madera tirado por un burro y que transita sobre los viejos rieles que servían para transportar el “oro verde” desde las lejanas plantaciones.

La Hacienda Temozón cuenta con uno de los Spas más esxclusivos de todo el estado. Sus tratamientos y masajes con personal capacitado de origen maya, que aún conserva su lengua y costumbres son incomparables.

Hacienda Yaxcopoil

Donde el tiempo no pasa

El monumental arco doble morisco del periodo colonial, uno de los más hermosos de Yucatán, te invita entrar a la Hacienda Yaxcopoil.

Subes sus escalinatas y de inmediato observas tres grandes periodos de Yucatán: prehispánica, colonial y el auge del henequén, que se dejan ver tanto en el interior como en el exterior de la construcción.

Las grietas del tiempo dejan ver una hacienda que se ha mantenido firme al concepto original y ha luchado por no formar parte de las haciendas-hotel. Conserva un estilo enigmático, poderoso y hasta inquietante.

En cada rincón de la Hacienda Yaxcopoil, desde la casa principal, la huerta, los corrales, el cuarto de máquinas hasta los calabozos, observas objetos valiosos, como el mobiliario traído desde Francia. Existen fotos que tienen más de 100 años, pinturas, artículos que reflejan el esplendor de aquella época.

Recorrer cada una de sus estancias, salones y extensos jardines marcados por una infinita gama de colores y vegetación, te deja un poco de nostalgia por ver derrumbado el imperio de la época dorada de la región. Sin embargo, es un paseo que se disfruta mucho por el ambiente que le rodea.

Hacienda Sotuta de Peón

Donde se revive la historia

En Yucatán no existe otra hacienda que rescate el concepto henequenero como Hacienda Sotuta de Peón. Aquí se revive la vida, costumbres y forma de trabajar el henequén. Es como estar en una cápsula del tiempo.

El viaje inicia en la casa principal, con sus largos y brillantes corredores de azulejos fabricados en Francia y enviados en los mismos buques que llevaban los productos terminados de henequén a Europa.

Es la mejor hacienda para conocer el proceso de transformación del henequén: de la planta a la fibra y de la fibra al producto terminado, con una maquinaria antigua que fue rescatada de los estragos del tiempo para que hoy en día siga operando.

Además podrás realizar un recorrido en truck jalado por una mula sobre los antiguos rieles de Decauville, que fueron importados desde Francia para llegar al cenote Dzul-Ha.

El cenote Dzul-Ha es una maravilla de la naturaleza. Una auténtica piscina natural de agua cristalina, que esconde muchos secretos en medio de sus formaciones geológicas.

Hacienda San José Cholul

Un paraíso privado

Verdes caminos, un arco a la entrada y una basta gama de flores en diferentes tonalidades te reciben con júbilo en la Hacienda San José Cholul.

Por su exuberante vegetación en la Hacienda San José Cholul puedes realizar un avistamiento de cientos de aves, muchas de ellas endémicas de la región. Puedes observar la tortolita rojiza, el tirano cuir, el momoto cejiturquesa, la paloma ala blanca, el pájaro carpintero, el zorzal pardo, el tordo cantor, el cenzontle tropical y el garrapatero pijuy, entre muchos otros.

Otro encanto de la Hacienda San José Cholul, es visitar su huerto, lugar donde el chef se encarga de sembrar y cuidar algunas plantas que utiliza para la cocción y presentación de sus platillos yucatecos, como la chaya, el perejil, el cilantro, la naranja agria, la pimienta, la sábila, la menta y la hierbabuena, entro otras.

A diferencia de otras haciendas henequeneras, en San José Cholul casi no queda rastro de esta actividad. Donde era la vieja cochera, el salón de máquinas, la casa principal y la casa del administrador son ahora acogedoras habitaciones de techos altos, anchos muros y sombreados ventanales. Su piscina, tiene 38 metros de largo, en lo que antes fue una noria y es espectacular.

La Hacienda San José Cholul es un verdadero paraíso para los enamorados, las familias o quienes viajan solos, es un refugio de paz, donde los sonidos de la naturaleza son la armonía diaria del lugar.

PONER EL MAPA INTERACTIVO SERIA FABULOSO

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

On Key

Notas Relacionadas: