La Región de las altas montañas del estado de Veracruz es un lugar donde las sierras dan cobijo a valles llenos de vida. Es ahí donde se encuentra la mayor elevación de México: el volcán Pico de Orizaba. Bosques, ríos y cascadas donde se practica el ecoturismo, además, de ciudades con historia, cultura y entretenimiento integran una oferta turística completa.

Cordoba

El escenario perfecto para revivir nuestra historia. A pie o en calandria tirada por caballos percherones debes recorrer la legendaria “Ciudad de los 30 Caballeros”. Rodeada por el palacio municipal y la catedral de la Inmaculada Concepción, la plaza de armas de Córdoba es el lugar perfecto para sentir la calidez de su gente.

Los jueves y domingos desde las seis de la tarde, la banda local toca para todos aquellos que quieren bailar un danzón. Cafés y restaurantes conforman el principal centro de reunión de la ciudad: el Portal de Ceballos, declarado monumento nacional por su arquitectura y ser la sede a la firma de los tratados que dieron fin a la guerra de independencia.

Orizaba, “Río de la alegría”

En esta localidad encontrarás la punta más elevada de México: El Pico de Orizaba. Con más de 5 mil 745 msnm, la también llamada Montaña de la Estrella muestra nieves eternas, ideales para una gran expedición, así que tener listo el equipo de alpinismo y contactar un guía certificado es una obligación. En los linderos de la ciudad, resulta un deleite caminar por la ribera del río Orizaba y observar sus puentes de la época virreinal. Mientras que en el centro te sorprenderá el Palacio de Hierro, bella estructura de estilo art nouveau fabricada en Bélgica a finales del siglo XIX, transportada en barco para después ser armada en Orizaba. Actualmente funciona como centro cultural.

Zongolica

Tomar la carretera Orizaba-Zongolica y recorrer el sinuoso camino para admirar la extensión de la sierra es un agasajo. Espléndidos paisajes constituyen un paraíso natural que, entre neblina, cañones y cuevas, preserva la tradición náhuatl gracias al aislamiento natural de la zona.

En esta región puedes admirar la belleza del Sótano del Popocatl, sumidero en el que se precipita una cascada de 70 metros, ideal para la practica de cañonismo; tambén puedes tener una gran aventura dentro de un amplio lago subterráneo, practicar espeleología y rappel o explorar sótanos de hasta 350 metros de profundidad.

Los Tuxtlas, exuberante y magica

La región de Los Tuxtlas hechiza a sus visitantes por la magia de sus ecosistemas, sus vestigios prehispánicos, su herencia colonial, sus tradiciones y su irresistible gastronomía. Sus profundas lagunas, las impresionantes caídas de agua y su exótico misticismo la hacen un paraíso tropical que brinda un espectáculo natural. El Salto de Eyipantla y la Laguna Encantada en San Andrés Tuxtla destacan por ser maravillas naturales de esta región veracruzana; el primero es una majestuosa caída natural de 40 metros de ancho por 50 metros de alto; la segunda recibe su nombre por lo asombroso que resulta el aumento en su nivel de agua durante la sequía y la disminución del mismo en temporada de lluvias. Emprende divertidas actividades en las reservas ecológicas Yambigapan y Ruíz Cortines mientras disfrutas del contacto con la naturaleza.

Catemaco es conocido por la laguna del mismo nombre, particularmente por la belleza de la flora y fauna de la región y las prácticas esotéricas de sus chamanes, los tratamientos a base de lodo y las purificaciones, así como el trabajo de preservación que realiza la Estación Biológica de la UNAM en más de 700 hectáreas destaca en esta zona.

No te puedes perder un recorrido por la reserva ecológica de Nanciyaga, lugar que ofrece una alternativa diferente de descanso, que va desde una visita guiada para observar la belleza del lugar hasta la práctica de algunos ritos prehispánicos como es tomar un baño en el temazcal. Atrévete a probar la deliciosa “Carne de Chango”, platillo emblemático que en realidad se prepara con carne de cerdo ahumado.

Comments are closed.