Tepozilama y Pintontli, tan cerca pero tan lejos, atados uno frente al otro lloraron su desgracia, hasta que aquellas lágrimas derramadas día y noche dieron origen a la laguna. Un amor que va más allá de cualquier entendimiento.

Esta espectacular laguna se encuentra en un cráter volcánico en la Sierra Madre Occidental, antes de llegar a sus pies, es obligado hacer una parada en el mirador de Jacarandas donde podrás tener el primer contacto con la cultura huichol a través de sus artesanías, diseños de vibrantes colores inspirados en su cosmogonía. Desde este mismo punto podrás admirar el panorama y el contraste de colores que emanan del fondo del cráter donde se encuentra la laguna, con una longitud de 2 km en sus puntos más distantes. En su perímetro de 8 km podrás hacer un recorrido a pie o en bicicleta para disfrutar el panorama.

Laguna santa maría del Oro: Corazón de mística antigua

Carlos conoce muy bien la tranquilidad que impera al centro de la laguna de Santa María del Oro, de donde es originario. Él es el lanchero que dirige hábilmente a Joselyn, la embarcación con la que paseamos alrededor de este cráter volcánico que el tiempo y los escurrimientos de agua se encargaron de convertir en una maravilla de agua azulada: “Ahí –en el centro de la laguna–, el punto más alejado de las casas y hoteles que bordean la laguna, es en donde uno encuentra más calma”. El sonido lejano del viento corriendo entre los árboles sólo es interrumpido por el rumor de una embarcación que se desplaza a gran velocidad, llevando a un joven en skies acuáticos. “La mayor parte de los que hacen Ski son dueños de sus botes” revela Carlos, mientras sigue con la mirada a los jóvenes que se alejan rápidamente de nuestro trayecto a bordo de la embarcación. Unas horas después, la curiosidad nos llevó a descubrir que alrededor de la laguna existen un par de hoteles que ofrecen ese servicio.

El Club Yemaya, por ejemplo, ofrece un velero para que disfrutes de un paseo ecológico en las tranquilas aguas de la laguna. Mientras, el hotel Santa María Resort le ofrece a sus huéspedes, sin costo alguno, un kayak para que puedan remar tranquilamente y tener una experiencia inolvidable explorando los recovecos de la laguna.

Con el deseo de conocer todo el misterio que resguarda la madre naturaleza en la zona, descubrimos que existe un sendero que rodea completamente la laguna, así que tomamos una de las bicicletas que el resort le presta a sus huéspedes y nos lanzamos a la aventura. El reto es terminar el recorrido de 8 kilómetros antes de que la lluvia, en esta época veraniega, se deje caer con toda su fuerza. El camino empedrado podría ser difícil para el ciclista principiante, pero afortunadamente casi no existen pendientes prolongadas que exijan un gran esfuerzo, así que cualquier persona con un poco de condición física puede hacerlo. Y, de verdad, que vale la pena hacerlo por dos razones: conocer la vegetación y las construcciones con las que uno se topa.

El borde de la laguna siempre es verde, gracias a la humedad que existe todo el año. Esto permite que la vegetación se desarrolle libremente y que surjan árboles majestuosos y flores de colores vibrantes. Por otra parte, el lindero de la laguna está siendo desarrollado y se pueden encontrar casas de arquitectura muy variada que, generalmente, son el refugio veraniego de familias que vienen, según Carlos –el lanchero– de Tepic y Guadalajara

Gastronomía y artesanías

El gerente de Santa María Resort, nos advierte que no encontraremos mejor lugar para pernoctar y disfrutar de la sencilla pero deliciosa gastronomía de Santa María del Oro. Los argumentos son convincentes, así que dejamos la maleta en una de las 10 habitaciones que cuentan con enormes ventanales y nos dirigimos al restaurante. Una vez acomodados en una de las mesas que mejor reciben los primeros rayos de sol, la brisa y la vista de la laguna, decido preguntarle al mesero sobre los platillos tradicionales. José Luis, quien me atiende ese día, responde con la agilidad de quien tiene que solucionar esta duda varias veces al día: “nosotros somos reconocidos por nuestro chicharrón de pescado, el ceviche y el pescado al vino blanco”. Como todo suena delicioso le dejo la decisión a José Luis, quien no duda en recomendarnos: “¡El chicharrón de pescado!”. Correspondo a su aplomo con la misma rapidez y decido completar mi platillo con una refrescante limonada. Al descubrir aquel platillo del que todos nos hablaban, nos dimos la oportunidad de conquistar al paladar, al conjugar su sabor con zanahoria y lechuga que adornaban mi platillo.

Este es un territorio que durante cientos de años fue habitado por los wixáricas, a quienes hoy conocemos como huicholes, y quienes poseen una de las culturas más ricas y coloridas del país. También son poseedores de una cosmovisión única entre las culturas del continente: para ellos, el tiempo es circular y lo que va a pasar mañana ya ocurrió antes. Tienen cuatro deidades, el maíz, el águila, el ciervo y el peyote, a quienes representan constantemente en sus artesanías tan famosas por estar compuestas de miles de piezas de chaquira. La artesanía juega un papel protagónico en la manifestación artística de esta cultura milenaria, cada pieza es el resultado de las manos artesanas y forjadoras que entrelazan los estambres con historias, dando a cada obra un significado único y exclusivo.

Los huicholes todavía mantienen su religión como parte esencial de su vida, para ellos, el mito es parte de su realidad. No resulta extraño que la laguna tenga una leyenda asociada: supuestamente es producto de las lágrimas que dos amantes derramaron al ser separados por sus familias, condenados a no verse nunca más. Veo el cielo tornarse nublado, quizás los amantes no han dejado de llorar su infortunio.

Santa María Resort

Tel. 01 800 786.27.42 Roble 210, Colonia San Juan Laguna, Santa María el Oro, Nayarit santamariaresort.com.mx

Comments are closed.