Visitar San Luis Potosí es adentrarse a una tierra de contrastes, donde cada piedra grita una historia, se siente el cobijo de su gente y el silencio cubre cada rincón de historia y cultura.

Por Norma Esqueda / Fotos: Édgar Xólotl

Un oasis de paz: Armadillo de los Infante

Visitar San Luis Potosí siempre es garantía de aventura y hermosos destinos por descubrir. A tan sólo 20 minutos de la capital se encuentra la Ex Hacienda Peñasco, tomando la Carretera 57 hacia Peñasco. Es una colorida y bien cuidada casa grande rodeada de flores de mil colores que adornan y acogen a sus visitantes durante los eventos que aquí se realizan.

Después de varios años de permanecer cerrada, ahora es posible hacer un recorrido por sus tranquilos pasillos y conocer la antigua fábrica de mezcal que, de la mano de don Patricio, el maestro mezcalero, me muestra las instalaciones y, con la gran sencillez que lo caracteriza, me explica el proceso del mezcal. Al final, todo el conocimiento se conjuga y refuerza en una pequeña cata para degustar esta apreciable bebida que es un sello indiscutible del estado.

El tiempo transcurre y es momento de desayunar. No hay muchas opciones, pero la mejor es en un puestecito de gorditas que está a 50 metros de la hacienda sobre la carretera. Con una sonrisa y gran amabilidad, doña Tique, como es conocida doña Enriqueta, me prepara una gordita y una quesadilla. Una exquisitez degustar estos manjares calentados en comal y a la leña. Un estimulante de energía para continuar con el recorrido.

Entre la Carretera 57 rumbo a San Nicolás Tolentino hasta llegar a Pozo del Carmen hacia Armadillo se encuentra Armadillo de los Infante a sólo 40 minutos. Un encantador municipio, con sus calles angostas y empedradas, donde se deja ver el paso del tiempo y la ausencia de sus pobladores; algunas de sus construcciones yacen en ruinas, pero las que aún están de pie, presentan una paleta de colores que van del blanco con guinda; amarillo con rojo ladrillo o azul con turquesa, lo que le da un toque muy pintoresco.

Un destino donde las fotografías no le hacen justicia a este oasis de silencio y encanto, donde recorrerlo a pie representa una gran paz y tranquilidad; sólo se escucha el sonido del viento en lo alto del pueblo, desde donde es posible observar sus dos templos de altas cúpulas, el de la Purísima Concepción y el de Guadalupe.

Una comunidad llena de cultura y atractivos, aunque quizá el máximo histórico es que precisamente ahí, sobre la calle de Santa Isabel, se instaló la primer imprenta del estado en 1818, a cargo de los hermanos Infante. De ahí el nombre del lugar.

La sugerencia es recorrer sus calles empedradas camino arriba hasta la Pizzería Armadilli para bajar por la calle de Destino y Pendiente, un paraíso de arquitectura colorida, frondosas bugambilias moradas, anaranjadas y rosas hasta llegar al Callejón del suspiro, donde el restaurante 1600 presenta una carta con los platillos más típicos y de un sabor exquisito que sólo en Armadillo de los Infante se puede encontrar.

Una vez de regreso a San Luis Potosí se ubica sobre el camino empedrado Armadillo Mágico. Un espacio de observación de la mariposa monarca que engalana este lugar por dos o tres semanas durante el mes de agosto. Se puede admirar, pero en total respeto. Ideal para descansar, convivir con la naturaleza, hacer senderismo, excursiones guiadas hacia la Cueva Santa, vivir una experiencia en el temazcal y hasta pernoctar en una de sus cabañas, que tienen un diseño bastante rústico, con dos pisos y con todas las comodidades que el viajero requiere.

Para cerrar con broche de oro parte de este recorrido, decido cenar en el restaurante acompañada de un buen mezcal. Prefiero hacerlo en su interior, donde la vista panorámica es un encanto para apreciar la majestuosa belleza del lugar. La poca iluminación me hace imaginar cómo era la vida en este lugar hace tiempo atrás. Un espacio que me mantiene encantada hasta altas horas de la noche con el sabor que caracteriza a San Luis Potosí.

Cuna de tradiciones y artesanías: Santa María del Río

La ciudad de San Luis Potosí amanece con un cielo despejado y azul que me acompaña por la Carretera 57 rumbo al sur. En tan sólo 40 minutos me encuentro en mi siguiente destino. Santa María del Río es un lugar encantador y bello, que bien vale la pena descubrir en un fin de semana y conocer cada una de sus bellezas artesanales.

Entre las espectaculares panorámicas de la región se despliega la silueta de una comunidad que, en sus calles y rincones, atesora los secretos de la elaboración de los rebozos de seda más admirables del país, que datan desde tiempos de la Colonia. Su finura se corrobora al pasarlo por el orificio de un anillo pequeño.

En Rebozos Rodríguez, Luis Enrique Rodríguez, la tercera generación en la fabricación de tan preciada prenda femenina, me explica que su taller es de los pocos que siguen tejiéndolo en telar de cintura, a la usanza prehispánica. Una tradición familiar. Con lujo de detalles me muestra todo el proceso que lleva realizar un rebozo, el tiempo estimado es de 15 días a un mes. Con excepción del rapacejo –el tejido que precede a las puntas–, que es elaborado a mano por las especialistas, llamadas empuntadoras, se requiere de dos artesanos para hacer el rebozo de principio a fin.

Además de los rebozos, en el municipio se realizan otro tipo de artesanías, como las cajas taraceadas elaboradas en madera de cedro, mezquite, caoba o cedro rojo. Es costumbre obsequiarlas junto con el rebozo para guardar esta fina prenda.

Sin prisas, recorro el corazón de este municipio, la Plaza Martín Bautista con su torre del reloj. No sobresale por su arquitectura, sino por sus atractivos, como las artesanías de ixtle. En uno de los puestos se encuentra doña Lupita, quien con pasión y entrega me muestra el arte de trabajar este material y hacer figuras de singular belleza y color.

Entre tanta tradición, cultura y costumbres, me siento en una de sus bancas para descansar y relajarme. La vida pasa en total calma, como si no existieran preocupaciones, porque la gente en todo momento muestra una sonrisa y está dispuesta a platicar la historia de sus raíces.

No me puedo ir sin antes degustar un delicioso elote, comprar en la panadería La Perla unas campechanas, el pan típico del municipio. También hay tamales y demás antojitos típicos del lugar, que los lugareños ofrecen con total entrega a todos los posibles comensales.

Desearía quedarme todo el día en Santa María del Río, pero otro destino, lleno de magia e historia, me aguarda.

Donde el silencio grita historia: Cerro de San Pedro

Un municipio embrujado de encanto, en el que la calma, el silencio y la tranquilidad toman un papel protagónico, que me invitan a olvidarme de la furia y la vorágine propia de la gran urbe.

De la mano de Marco Antonio Gutiérrez, un guía experto de la zona, me cuenta con tanta entrega y detalle la historia de la región, desde los tiempos en que los huachichiles eran los amos de estas tierras, pasando por la época de la Colonia y la fuerte actividad minera, hasta la actualidad, donde varios signos de la modernidad han comenzado a hacerse presente, sin abundar ni entorpecer los paisajes urbanos y naturales.

Pese a que varias de las fachadas de las casas se encuentran en ruinas o en mal estado, no impide que aprecie el paisaje mágico que envuelve este municipio. Me dejo atrapar por su encanto y disfruto de la vegetación propia de la zona árida. El equilibrio natural se mantiene intacto en esta zona del estado, donde las especies viven en armonía con el entorno y aprovechan la ausencia de desarrollo urbano para su existencia.

A mi paso descubro que las ofertas turísticas son principalmente culturales y religiosas. La Iglesia dedicada a San Pedro, construida durante el siglo XVIII, es una cita obligada en este destino místico. Se encuentra en el centro de la comunidad. Sus detalles arquitectónicos y su estructura la convierten en una de las más hermosas de todo el país por su estilo barroco primitivo.

Otra opción es la visita al Templo de San Nicolás, patrono de los mineros. De allí su gran importancia para este pueblo bañado de oro y plata. La iglesia ostenta una singular fachada de estilo colonial con un magnífico portal en forma de arco de medio punto. En el cuerpo principal se aprecia la alucinante figura que representa al señor de los mineros, y una gran cantidad de obras artísticas desplegadas en su interior.

Con cada paso que doy, mi cámara plasma imágenes que quedan grabadas en mi memoria, donde los fantasmas que la habitan abren paso para que los artesanos oferten sus productos de gran calidad. Me topo con antiguas fotografías del pueblo, objetos decorativos en piedra y ornamentales que me transportan a otra época, donde los encantos embrujados dan pie para apreciar este viaje alucinante, donde todo es abandono, pero no silencio.

Con un poco de nostalgia dejo atrás este paisaje poco iluminado, donde he vivido una experiencia en la que se siente el cobijo de su gente, donde cada piedra grita una historia y que con cada trago de mezcal renace la cultura potosina.

Guía práctica

San Luis Potosí

Operadores Turísticos

Operatour Potosina, SA de CV

Contacto: Lic. Lorelei Jones

Cel. (444) 427-2155

operatourpotosina@gmail.com

www.operatourpotosina.com.mx

Montalvo Viajes

Contacto: Sergio Montalvo

Tel. (444) 812-1512

Tel. (444) 810-0089

Cels. (444) 141-8091 y (444) 427-4442

 

Restaurantes

Callejón 7 Barrios

Cervezas artesanales

Universidad No.115

Col. Centro Histórico

Horario: 18:30 a 0:30 horas

www.callejon7b.com

La Legendaria

Cervezas artesanales

Libramiento Sur No.720,

Col. Garita de Jalisco

Horario: 13:00 a 22:00 horas

Tel. (444) 833-5374

www.lalegendaria.com

Mezcalería Bolívar

Bolívar No. 685

Horario: 13:00 a 23:00 horas

Facebook: Bolivar Botanero Mezcaleria

 

Armadillo de los Infante

Restaurantes

Armadillo Mágico

Carretera a San Miguel KM 0-800

Contacto: Karel Rocha

Cel. (444) 106-0503

Horario: Sábados y domingos 13:00 a 17:30 horas

www.armadillodelosinfante.com

Restaurante 1600

Callejón del suspiro No.10

Tel. (444) 301-2139

Horario: Sábado de 13:00 a 22:00 horas. Domingo de 13:00 a 18:00 horas

Facebook: 1600 Restaurante

 

Cerro de San Pedro

Restaurantes

Tiro San Pedro

Calle Ramón López No. 98

Tel. (444) 350-4019

Nopal Cósmico

Callejón de San Nicolás S/N

Tel. (444) 304-1509

Horario: Sábado de 13:00 a 22:00 horas. Domingo de 13:00 a 18:00 horas

Facebook: El Nopal Cósmico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.