Con la cantidad de lugares emblemáticos con que cuenta, Puerto, como le llaman de cariño, es un destino inagotable. Su espíritu tranquilo y bohemio va acompañado de hospitalidad y calidez insuperables.

Sus playas conjuntan la fórmula perfecta para unas merecidas vacaciones y, afortunadamente, tenemos para escoger. Dos de las que más llaman la atención son Bacocho, con sus espectaculares atardeceres y romanticismo, y Carrizalillo, localizada entre montañas e ideal para nadar y pasar el día en alguna de sus palapas.

Al caer la noche, podemos encontrar proyecciones de cine al aire libre en algunas de sus playas. En la mayoría la entrada es gratuita y se venden toda clase de bocadillos y cerveza. Otra opción nocturna es disfrutar de una caminata por la calle Pérez Gasga, mejor conocida como el Adoquín, para descubrir la creatividad y el arte de los porteños. Aquí también encontraras bares y restaurantes, en donde podrás convivir con gente de todo el mundo.

Si lo que buscas es comida podemos recomendarte el Mercado Municipal Benito Juárez. En él hay varios comedores con antojitos regionales y las mejores recetas oaxaqueñas. Otra excelene opción es “El cafecito”, un restaurante de comida típica con toque casero.

Comments are closed.