Es uno de los eventos religiosos más importantes para el estado y emblemático para la ciudad. Desde 1954 se realiza año tras año como una expresión de fe, enmarcada por la tradición y la cultura.

La Procesión del Silencio es una tradición llena de misticismo y cultura que se realiza año con año cada Viernes Santo. Es un Viacrucis viviente en el que se representa la pasión y muerte de Cristo.

A las 20:00 horas se abren las puertas del Templo del Carmen y comienza la procesión. Durante el recorrido participan más de dos mil personas que se dan cita para formar parte de esta ceremonia. Las calles del Centro Histórico se visten de luz, penitencia, dolor y un gran colorido que los espectadores esperan con ansia en esta manifestación de fe y devoción.

Participan 30 grupos llamados Cofradías, algunas pertenecen a parroquias o templos y se distinguen por los diferentes colores de su vestuario. Los encapuchados, quienes forman parte primordial de la peregrinación, llevan la capucha como símbolo de luto y humildad; además de ocultar su identidad.

Este espectáculo tradicional es totalmente gratuito y tiene una duración aproximada de dos horas con 30 minutos si lo presencias desde un solo punto; pero si te ubicas en la Plaza del Carmen o el Templo del Carmen y esperas desde la salida de la última cofradía hasta que regrese, transcurrirán cuatro horas con 30 minutos aproximadamente.

Comments are closed.