Una ruta de historia, gastronomía y mezcal

Uno nunca imaginaría que en medio de tierras semiáridas se ubica Nombre de Dios, en Durango, un pueblo rico en arte, historia, tradición y magia, donde se encuentran antiguos edificios, templos religiosos, leyendas, exquisita gastronomía, vinatas artesanales y el tradicional mezcal.

Texto y fotografía por Lorenzo Armendáriz

Nombre de Dios no es sólo el poblado más antiguo de Durango; fue el primero que se fundó en el noreste de la Nueva España y en donde se ofició la primera misa bajo un enorme mezquite que aún se mantiene en pie. Además de este antecedente histórico, este bello pueblo, situado a tan sólo 52 kilómetros de la capital del estado, se destaca como una novedosa ruta gastronómica.

La fábrica Tradiciones Mezcaleras puede ser el punto de partida, donde se elabora el mezcal Madre Tierra en las variedades blanco y reposado. Cruz Torres –representante legal de la mezcalera–, nos muestra el proceso de fabricación y nos orienta para visitar las vinatas, como se les conoce a los pequeños productores de mezcal artesanal. Aquí se observa el sistema de elaboración tradicional y se pueden conocer las demás variedades de mezcal, los “curados”, con frutas regionales: membrillo, perón, granada, tamarindo, guayaba y manzana.

El centro del poblado constituye el segundo punto de la ruta. En los costados de la plaza hay tiendas de vinos de frutas, conservas, cajeta, frutas secas, orejones, miel de maguey y otros productos regionales. Quien viene de visita no puede irse sin degustar las deliciosas gorditas de maíz rellenas de guisados, que han dado fama a esta población. A todo esto hay que sumarle la fábrica de cerveza artesanal Baluarte, fundada por Daniel Gómez, un joven que emigró a Estados Unidos, en donde aprendió la técnica de la cerveza artesanal y que a su regreso, en 2012, dio inicio a este proyecto cervecero. Aquí se producen dos tipos de cerveza: clara y oscura, la primera a base de trigo y la segunda de cebada. Ambas llevan el nombre de “Duranguea”.

Una historia similar es la de Urbano Vásquez, un reconocido chef internacional originario de Nombre de Dios que regresó de Estados Unidos para iniciar un proyecto gastronómico en su tierra natal. Urbano se formó en Beverly Hills y ha preparado banquetes para la Casa Blanca, los Premios Oscar y Grammy, así como a personalidades de la talla de Johnny Deep, Britney Spears y Shakira. Actualmente el chef se encuentra experimentando con repostería, mezclando productos de la región, como el mezcal, vino de membrillo, nopal, requesón y cajeta.

Antes de regresar a la ciudad de Durango se puede visitar la cascada de El Saltito, una serie de tres caídas de agua de aproximadamente 20 metros de altura, que ha sido escenario de algunas producciones cinematográficas, como La máscara del zorro, Los cañones de San Sebastián y Un dorado de Pancho Villa.

 

La ruta cultural del sotol y canto cardenche: Gastronomía, danzas, leyendas y canto

Desde la ciudad de Lerdo se ha establecido una ruta para conocer un poco de la gastronomía, historia y cultura de la región de la Laguna. Inicia en el poblado de los Ángeles, donde se elaboran las famosas “gorditas de cocedor”, una tradición culinaria que consiste en una especie de bolitas de maíz preparadas con manteca de puerco, cuajada y sal, rellenas de queso, chicharrón, rajas o requesón. Estas gorditas se cocen en un horno de adobe al que se le llama cocedor, de ahí su nombre.

La ruta continúa en el poblado de Torrecilla para conocer el sotol, una bebida similar al mezcal, elaborada a partir de un agave que crece en el desierto chihuahuense. Durante el recorrido se muestra cómo se produce esta bebida de manera artesanal, y se culmina con una degustación de las distintas variedades, desde el blanco hasta los “curados” con granada, tamarindo, coco, piña colada, frutas y damiana, una planta a la que se le atribuyen propiedades medicinales y afrodisiacas.

La última escala de la ruta es en la comunidad de la Loma, en donde se encuentra la Ex Hacienda de la Santísima Trinidad. Éste es uno de los recintos históricos más importantes de la región lagunera, pues además de que albergó al presidente Benito Juárez, también fue el lugar en donde se constituyó formalmente la División del Norte, y en donde recibió Francisco Villa el nombramiento como General en Jefe de la División.

Cada último sábado del mes se presenta en esta ex hacienda la Danza de la pluma, una de las manifestaciones populares más representativas de Durango. Igualmente, el último sábado del mes se puede escuchar en un escenario improvisado en la cava de la ex hacienda a los intérpretes de la canción cardenche, auténticos tesoros vivos de la región lagunera. La canción cardenche es un género musical casi extinto que se interpretaba en las zonas rurales de Durango y Coahuila. Tiene la característica de que no es acompañado por instrumentos musicales, si no a capela entre tres o cuatro cantantes. Su nombre proviene de una cactácea llamada cardenche, cuyas espinas penetran lenta y profundamente en la piel y, al extraerlas, es sumamente doloroso. La metáfora con este canto, que interpreta principalmente canciones llenas de melancolía sobre el amor, desprecio y el mal de amores, es que es precisamente como el amor: entra lenta y profundamente, y al sacarlo, es muy doloroso

Comments are closed.