De las ocho especies de tortugas marinas que existen en el mundo, siete emigran y se reproducen en México y cuatro de ellas lo hacen en las costas de Oaxaca.
Por esto, en Mazunte se instaló el Centro Mexicano de la Tortuga, dedicado a cuidar, estudiar y concientizar sobre la importancia de estos animales. Este centro tiene a su cargo tres campamentos tortugueros, donde decenas de voluntarios de todo el mundo trabajan cuidando a las tortugas que arriban para desovar de mayo a noviembre, cuando las playas reciben a miles de ellas. ¡Se ha llegado a contabilizar el arribo de hasta 900 mil tortugas en una sola playa!
Ventanilla y Escobilla son dos de las playas consentidas por las tortugas y por ello son los principales lugares donde se realizan liberaciones. Aunque, en realidad, se puede vivir esta experiencia prácticamente en cualquier playa de la costa oaxaqueña, desde Chacahua hasta Huatulco.
La experiencia de ver como un ser tan pequeñito tiene el instinto de dirigirse hacia el mar y poder ayudarlo a tomar su camino es indescriptible. La especie de tortuga marina que abunda en las hermosas playas de Oaxaca es la golfina, que puede llegar a poner hasta 100 huevos en una noche. Sin embargo, únicamente una de cada 100 tortugas bebés liberadas llegan a etapa adulta, debido a los depredadores y a los peligros del entorno natural que enfrentan, así que la ayuda de los voluntarios es muy importante.

Comments are closed.