El Pueblo Mágico de Malinalco es un lugar con profundas raíces prehispánicas; aquí se formaban la milicia de la Gran Tenochtitlán.


A una hora de Toluca se ubica Malinalco, un pequeño pueblo rodeado de grandes piedras y cerros verdes que abrazan el paisaje, dando la sensación de estar dentro de una gran fortaleza.

Tal vez los primeros moradores, en la época prehispánica, sintieron lo mismo, por lo que eligieron este sitio para crear una escuela militar y un centro de formación de soldados para el imperio de la gran Tenochtitlán. Por eso Malinalco es un lugar con profundas raíces prehispánicas y de los primeros sitios que colonizaron los españoles.

Las ruinas arqueológicas de este importante centro ceremonial pueden visitarse subiendo un pequeño cerro, que si bien esa caminata quita el aliento, al llegar sabrás que valió la pena: observarás el único templo monolítico –edificación de una pieza labrada directamente sobre la piedra– de toda América, y uno de los pocos que existen en el mundo.

En medio, la boca de una serpiente se abre, mostrando la lengua y permitiendo el acceso al inframundo. Dentro, un conjunto de esculturas de piedra con forma de águilas y la piel de un jaguar, sobre las cuales quienes se iniciarían como guerreros permanecían sentados por varios días meditando.

Al bajar de la zona arqueológica, es hora de caminar por las callecitas empedradas de Malinalco, observando las casas de colores, las diferentes capillas, los puestos de antojitos, frutas, verduras y artesanías, y de comprar una nieve en la plaza principal para luego visitar el convento agustino del siglo XVI que exhibe hermosos murales indígenas en las paredes del claustro y que muestra, pictográficamente, toda la variedad de plantas y animales de la región.

No dejes de visitar el nuevo mercado del pueblo, donde podrás observar impresionantes figuras de todos tamaños de madera tallada.

malinalco.gob.mx

Comments are closed.