La aventura inicia en un lugar mágico integrado a la naturaleza rodeado de vegetación exuberante, árboles frutales y un cielo lleno de estrellas, donde se pueden realizar actividades de aventura y deportivas en medio de un ambiente sustentable que genera experiencias inolvidables.

Conforme voy dejando la capital de Veracruz y me acerco a nuestro destino, puedo sentir el cambio de un clima fresco a uno tropical. Al margen del río La Antigua –también conocido como río de Los Pescados– se ubica el hermoso pueblo de Jalcomulco, rodeado de montañas y abundante bosque tropical, que ofrece una gran variedad de actividades de ecoturismo y aventura que lo hacen un referente creciente de la zona.

La flora y las temperaturas cambian, la diversidad y abundancia de vegetación y árboles frutales se ven a orillas de la carretera. Acompañada de Alejandro, el guía, atravesamos campos de caña de azúcar, plantas de café, árboles de mango, guanábana, papaya, limón, mamey y zapote, entre muchos otros. Podríamos quedarnos parados a mitad de la carretera y no pasar hambre nunca, gracias a la generosidad que provee la tierra local. Como bien comentó Alejandro: “aquí uno no muere de hambre, a menos que sea por flojo”. A esta abundante vegetación le acompaña el melodioso sonido del río, que también es importante fuente de pesca, donde se pueden ver camarones, langostinos y truchas.

Desde los más aventureros hasta los más reservados, en Jalcomulco se puede disfrutar de una enorme variedad de actividades, como bicicleta de montaña, cuatrimoto, rafting, escalada, rappel, tirolesa, gotcha, kayak, trekking, cañonismo y hasta disfrutar de las bondades de una experiencia en el temazcal. Sin importar por cuál decidas iniciar tu experiencia, la diversión está garantizada. Un destino que permite convivir con la naturaleza y admirar sus paisajes alejados del ruido y estrés de las grandes ciudades.

Un viaje a la exploración

Es en este punto donde emprendimos camino dentro del bosque tropical costeando el río para realizar trekking y cañonismo. Nuestro equipo constaba de un buen par de zapatos resistentes al agua, un chaleco salvavidas y un casco. La ruta nos obligada a caminar entre las piedras por el cauce del río, donde poco a poco nos fuimos adentrando en las profundidades de un paisaje mágico.

Se dice que Veracruz es tierra mágica, y en verdad se siente. El lugar es silencio, sólo perturbado por la melodía creada por el fluir del río y el suave cantar de algunos pájaros. El día es cálido y la humedad fuerte debajo del dosel del bosque nos hace refrescarnos.

La primera parte de la caminata es bastante tranquila hasta llegar a una pequeña cascada que desemboca en varias pozas y apacibles chorros, lo cual fue perfecto para sumergirme y sentir cómo recorre el agua cristalina cada parte de mi cuerpo. De hecho, por sus características geológicas, en el cañón se logran observar formaciones de estalactitas.

Alejandro, quien es un experto de la zona, me fue mostrando las plantas y su utilización medicinal, así como las frutas que se cruzaban durante el recorrido, que son importantes producciones de la zona y de la vida humilde y unida de los habitantes. Después de esta caminata y nutrida explicación, me ofrece fruta con chile de río, un chile local de sabor semidulce agradable al paladar.

Después de una merecida comida, es momento de otra aventura: la tirolesa, que me esperaba ansiosa de recorrer sus largos cables. Subí, llena de emoción, a la plataforma que se encuentra en medio de la montaña. Mi cuerpo pasaba acelerado bajo el cable de metal entre las copas de los árboles, sobre el barranco entre montañas a muchos metros del suelo. Recorrí las cuatro tirolesas en unos breves segundos, mirando el paisaje con la ligereza de un ave. Cada una me dio la oportunidad de observar las montañas ricas en mármol que se ven como puntos blancos en el horizonte.

Después de este día lleno de emociones, bellos paisajes, experiencias inolvidables y mucha adrenalina, es momento de regresar al campamento, disfrutar de una exquisita cena y descansar para cargarme de energía para mi siguiente día de recorrido.

Una montaña con vida

El segundo día aprovechamos la mañana para hacer rafting por la zona del río llamada Los Pescados, pasamos por aproximadamente 15 rápidos diferentes que, gracias al trabajo en equipo, logramos terminar sin ningún incidente.

El paisaje me volvió a sorprender con sus tonalidades de esplendor, donde el río corre entre cañones y bosques. La decoración de su fauna es parte del esplendor que ofrece esta reserva ecoturística. Sus orillas son engalanadas con garzas blancas y negras, que matizan la pupila de cualquier espectador. Las canastas de pesca de camarón y algunos pescadores equipados con visor son muestra de la cotidianidad que se vive en este lugar.

Una vez de regreso a la cabaña se puede disfrutar de una noche llena de magia con una iluminación tenue, que es acompañada por el revolotear de las luciérnagas, que parecen reflejar la bóveda celeste. Las fogatas que se organizan a menudo en esta zona son el momento ideal para conocer nuevos amigos; los malvaviscos y las leyendas ocupan el papel principal en este aislado y encantador destino.

Es en este momento donde le digo adiós a Jalcomulco, un lugar mágico para disfrutar en familia, con la pareja, amigos o a nosotros mismos en medio del silencio y la naturaleza. Su oferta de actividades es tan grande, que probablemente te quedes con ganas de más si sólo vienes dos días. Aquí se maneja el perfecto balance entre la sustentabilidad del lugar, la comida fresca, la amabilidad y conocimiento de todos los guías y personal. Esto lo hace un destino imperdible y místico.

Una experiencia sensorial

Expediciones México Verde es un exclusivo y original campamento ubicado en Jalcomulco. Lo primero que se nota es la gran armonía entre la construcción humana y su entorno natural. Este majestuoso lugar cuenta con 30 suites de lujo y 33 cabañas tipo safari inglés, todo entrelazado en perfecta unión. Los espacios comunes: bar, alberca, área de juegos y comedor te llevan a experimentar un aire de tranquilidad y descanso.

Estar aquí, es vivir una aventura fuera de los hoteles de lujo de la ciudad, pero en medio de la comodidad de un hospedaje único, con carpas de lujo equipadas con todo lo necesario para sentir la experiencia inmersiva en el bosque tropical. En las suites puedes encontrar una cama queen size o dos camas individuales con pabellón, baño completo con amenidades, escritorio, baúl y una terraza privada para aprovechar el exterior.

La disposición de cada cabaña está hecha de tal manera, que al despertar lo primero que ves son los rayos del sol atravesando la abundante naturaleza, creando un espacio de profunda calma y aislamiento con otros huéspedes mientras se entra en comunión con el entorno.

En medio de este paraíso natural puedes realizar actividades de aventura, disfrutar de la gastronomía heredada de las culturas antiguas, lo que le agrega un toque de misticismo a la experiencia o, si lo prefieres, simplemente disfrutar del paisaje que envuelve este desarrollo ecoturístico.

Todo está planeado y organizado para que de inmediato le digas adiós a las preocupaciones y entres en un estado de tranquilidad, relajación y meditación.

 

Expediciones México Verde

Carretera Tuzamapan-Jalcomulco Km 4

CP 94000

Jalcomulco, Veracruz

Tel. 01-800-3628-800

 

Compromiso ecológico

México Verde tiene el compromiso de concientizar a sus guías y a todos los visitantes sobre la importancia de cuidar este preciado ecosistema. Reciclan y reutilizan su basura, cuentan con una lombricomposta que recupera la mayor parte de los desechos orgánicos que producen para ser reintegrados al suelo en forma de abono orgánico. También con una composta de hojas recolectan la mayor parte de las hojas que caen de sus árboles para transformarlas a través de un sistema de compostaje y reintegrarlas al medio para nutrir el suelo de los jardines. Además, cuentan con una planta de tratamiento de aguas residuales para tratar y reutilizar al 100% el agua que les llega.

Comments are closed.