Desde el Norte hasta el Sur, el territorio nacional ofrece rincones increíbles para disfrutar de un excelente fin de semana. Acompañado de tu libreta de viaje te invitamos a descubrir los Pueblos Mágicos cercanos a todos nuestros destinos, en cada escala conocerás las tradiciones y las costumbres de pequeñas poblaciones que orgullosas conservan intactas sus raíces. Esta es la cuarta de cuatro partes.

Cholula, Puebla

A nivel del cielo se yergue el monumental Santuario de la Virgen de los Remedios, iglesia construida por colonizadores españoles. Sus pilares descansan sobre una pirámide prehispánica en honor al dios de las nueve lluvias. El encuentro irremediable de dos culturas que formaron una sola: la mexicana. El volcán Popocatépetl se asoma por detrás de tan especial escena, cerrando esta postal, una de las más bellas que puede regalar una ciudad colonial. Una visita a este Pueblo Mágico no está completa sin probar su exquisita gastronomía; reflejo vivo de la combinación de productos y recetas traídas del viejo al nuevo mundo. Los reyes de Cholula son los dulces típicos y el rompope, aunque claro está que un buen plato de mole poblano o de chile en nogada es un placer que todos se deben dar.

Comala, Colima

Hemos comprobado que uno de los más bellos amaneceres se viven en Comala. Su ubicación, entre valles y montañas, te permite disfrutar, con un clima muy agradable, todo el esplendor del volcán de fuego y su intensa actividad volcánica. El verde de las montañas y el intenso azul del cielo, diseñan una postal imborrable para el recuerdo. A los primeros rayos del sol, siempre lo acompaña un exquisito aroma a pan recién horneado que con una taza de buen café -cosechado en la región- debe ser un ritual obligado por la mañana. Desde cualquier plazuela o jardín podrás ver cómo el andar de la gente, en su día a día, se mezcla con el blanco de las paredes (color emblemático de las casas de Comala) para dar imágenes irrepetibles

Obligado. La tertulia en los merenderos del centro

Comments are closed.