Por Norma Esqueda

Con una amplia sonrisa y una belleza inigualable, la bailarina mexicana, Elisa Carrillo, nos muestra que está en su mejor momento, pues ha conquistado los escenarios internacionales al expresar con su cuerpo la magia del ballet.

El primer amor por el ballet nació cuando tenía 6 años y decidí entrar a una escuela de danza, pero la pasión llegó durante el transcurso de mi carrera, cuando me di cuenta de que era a lo que me quería dedicar. Ese amor se volvió una pasión y hasta el momento sigue siendo el motor de mi vida, es como respirar, lo que me hace seguir adelante.
Mi carrera ha estado llena de retos, pero los cambios siempre tienen algo bueno, porque lucho por lo que amo. A lo primero que me enfrenté fue a dejar a mi país, a mi familia, a mis amigos; después, llegar a otro continente, aprender otro idioma y estar sola.
Soy una mujer que siempre ha luchado por sus sueños: el fijarme metas y lograrlas me ha hecho muy feliz. Las que son a largo plazo, he logrado ser perseverante y adaptado a los tiempos, pero nunca he dejado de trabajar para alcanzarlas, porque estar en el escenario me hace volar, me transforma.
Ser Embajadora de la cultura en México, la primera mexicana que logra ser Prima Ballerina de Staatsballett, Berlín, una de las compañías de ballet más importantes de Europa y del mundo, es algo maravilloso, porque es un gran sueño que se ha vuelto realidad. Compartir escenario con artistas que admiro por su dedicación, entrega, amor y talento, es un honor. Llevo a mi querido México en mi corazón, en cada expresión de mi cuerpo, es un orgullo y un reto para ser mejor cada día.
Estoy en el mejor momento de mi vida y carrera. Comparto escenario con mi esposo, viajamos y ambos entregamos el corazón en cada uno de nuestros movimientos, realmente es una bendición, al igual que ser madre.
Otra gran satisfacción que tengo es mi Fundación “Elisa Carrillo Cabrera”, con la que apoyamos a niños y jóvenes con becas, cursos, artículos de danza y viajes para que vayan a concursos internacionales. Falta mucho por hacer, pero seguiremos trabajando para poner muy en alto el nombre de México.
La danza es mi pasión, por eso considero que las artes son realmente el antídoto ante la violencia; nos pueden ayudar a ser mejores seres humanos, sensibilizarnos y disfrutar la vida intensamente.

“Cuando salgo al escenario, quien baila es México”, Elisa Carrillo.

Facebook: @elisacarrillocabrera / Twitter: @ElisaCarrilloC / Instagram: @elisacarrillocabrera

Comments are closed.