El principal atractivo de Durango se encuentra en las calles. La arquitectura que resguarda el Centro Histórico es única en el país, ya que cuenta con casi 800 edificios construidos en siglos pasados, siendo declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad como parte del Camino Real de Tierra Adentro por la UNESCO.

La Catedral Basílica Menor es una muestra del barroco y neoclásico mexicano, cuya construcción comenzó en el siglo XVIII, lo que le ha ganado el título de la joya arquitectónica más importante en el norte de México, por su ornamentación, majestuosidad y tesoros que guarda en su interior, como la famosa Sillería del Coro, tallada en madera de caoba, estofada y policromada, que data del siglo XVIII.

En el cuadro principal de la ciudad se encuentra la Plaza de Armas, la Plaza Fundadores y la Plaza IV Centenario, sitios emblemáticos de la capital. Caminar por el Corredor Constitución es realizar un viaje al pasado gracias a sus edificios arquitectónicos.

La tierra del cine

Las calles, edificios y paisajes naturales de Durango han logrado contar un sinnúmero de historias a lo largo de 60 años. Es por eso que se ha convertido, dentro del mundo del entretenimiento, en el icono de México.

Con más de 400 proyectos audiovisuales en su historia, de las cuales se desprenden 200 películas, es un destino certero para la realización cinematográfica y audiovisual, pues su experiencia y capacidad de entender el lenguaje cinematográfico son los elementos para que directores, productores, actores y actrices queden fascinados al llegar a esta tierra de película.

John Wayne, Robert Wagner, Dolores del Río, María Félix, Anthony Quinn, Ringo Starr, Salma Hayek, Penélope Cruz, Yun-Fat Chow, Damián Alcázar, Andy García y Eva Longoria son sólo algunas de las figuras que gracias a su trabajo en esta industria han logrado posicionar a nuestro estado como el destino predilecto.

Un paraíso en la sierra

Uno de los más bellos lugares de la sierra es Puentecillas, un pequeño lago en medio de montañas boscosas y rodeado de cabañas. Ubicado en las inmediaciones de El Salto en el Km 99 de la carretera Durango – Mazatlán, aquí se encuentra la reserva natural de Santa Bárbara, donde existen especies endémicas de flora ancestrales, como pinos de más de 150 años. El lago es considerado un tesoro natural que se oculta en medio del bosque, cuyas aguas cristalinas resultan un escenario perfecto para la práctica de pesca y kayak.

A menos de un kilómetro del lago se halla un mirador de casi mil metros de altura, principal atractivo de este lugar, y al que se llega por un camino ubicado al poniente del lago, con una bellísima vista de la sierra.

La naturaleza en tus manos

Mexiquillo es un parque natural ubicado en el municipio de Pueblo Nuevo, sobre la Sierra Madre Occidental. Se ha constituido como un centro turístico de alta montaña. Esto permite no sólo la práctica, sino también el entrenamiento de alto rendimiento en deportes extremos.

Algunas de las creaciones naturales que facilitan la práctica y aumentan la emoción al extremo son sus formaciones rocosas de hasta 7 u 8 metros de altura; sus cascadas, la más conocida es la Mexiquillo, de casi 20 metros de altura; sus túneles, todos con una amplitud de 5 metros y una altura de 6 metros para facilitar el paso del antiguo proyecto de ferrocarril de Durango a Mazatlán; su bosque, con mucha variación en la vegetación, lo que permite a los visitantes observar increíbles paisajes.

Algunos de los deportes que se practican en Mexiquillo son el ciclismo de montaña, la pesca deportiva, el rappel, la tirolesa, el motociclismo y el campismo.

Éstos y muchos otros atractivos hacen de Durango el lugar ideal para despertar los sentidos y disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión.

Comments are closed.