Por Norma Esqueda

La Ciudad de México siempre vanguardista, moderna y llena de vida, pero también esconde recintos culturales con historia y majestuosidad, dignos de ser clasificados dentro de las Bellas Artes.

El primer acercamiento a la cultura capitalina es el Centro Histórico, con sus edificios que muestran la arquitectura de hace siglos que siguen de pie, imponentes y preparados a la lente de cualquier visitante. Otra parada es la Roma, donde tanto el arte urbano como sus centros culturales se han hecho presentes con coloridos muros, la otra cara de la ciudad que embellece sus altos edificios, además de sus galerías, museos, restaurantes y bares, cuya fiesta termina hasta altas horas de la noche.

En un plano más enfocado al ambiente bohemio lleno de historia, Coyoacán descubre un escenario donde vive la escultura, acogedores cafés y plazas históricas. Sin quedarse atrás está la Condesa, un centro turístico que presenta las mejores librerías de la ciudad, mercados típicos, restaurantes y clubes de moda, sin dejar de lado la cultura.

CENTRO HISTÓRICO

ARQUITECTURA

Muros que cuentan una historia

La Ciudad de México es tan versátil, moderna y cultural, que la mejor forma de conocerla, es caminar por su calles y corredores, como los del Centro Histórico, con sus edificios coloniales construidos sobre la ciudad prehispánica y que ha sido un deleite para los viajeros de distintas épocas, que plasman su arquitectura en su lente a través de publicaciones nacionales e internacionales.

En el Colegio y Capilla de las Vizcaínas (Vizcaínas No. 21, Centro) es donde inicia este recorrido, que permite pasar de un siglo a otro con tan sólo girar la vista de una calle a otra o de un edificio a otro. Posee un estilo barroco en su transición al neoclásico, su fachada es de tezontle y cantera con barandales de hierro en los balcones e interiores. Destaca que ocupa toda la manzana de la calle de Las Vizcaínas y en su lado poniente cuenta con 11 patios interiores.

Hay que recordar que no está abierto al público, sólo en días especiales. Se realizan visitas guiadas en grupo de 12 personas como máximo. Hay que elaborar una carta de motivos dirigida a la encargada del archivo histórico para su acceso.

www.colegiovizcainas.edu.mx

A sólo una cuadra y media, hay otro recinto de arquitectura invaluable, el Ex Convento de Regina Coeli (Regina No. 7, Centro). Sus dimensiones arquitectónicas recuerdan la presencia que tuvieron los conventos virreinales en la Ciudad de México. El edificio adjunto, el Hospital Concepción Béistegui, también fue parte del convento fundado en el último tercio del siglo XVI por monjas concepcionistas.

Gracias a sus arduas labores de restauración, hoy es posible realizar todo tipo de eventos sociales, empresariales y culturales, ya sea en El Patio de los Naranjos, en el de San Jerónimo, el Jardín de la Estampa o el Coro Bajo de la Capilla o en la misma Iglesia de Regina Coeli.

www.exconventoregina.com

Después de caminar y admirar la belleza cultural de esta parte de la ciudad, es momento de que sigas el tour hacia el Restaurante Azul Histórico (Isabel La Católica No. 30, Centro), catalogado como cocina mexicana de autor y rescate de platillos por el chef Ricardo Muñoz Zurita.

Se ubica dentro del patio central de una casona que perteneció a Francisco Sergio Iturbe, ahora el hotel Downtown. Sus mesas de madera sin manteles muestran grabados de los nombres de las calles aledañas a la zona y se ubican a la sombra de un techo de laureles. En sus paredes se encuentran dos piezas de grandes artistas mexicanos: Las comadres del escultor Mardonio Magaña, y El holocausto, mural del pintor Manuel Rodríguez Lozano.

Entre los platillos que puedes degustar están los buñuelos rellenos de pato bañados en mole, el chichilo negro de chile chilhuacle servido con venado, mole negro, el pescado tikin xic y pipián blanco y el pastel de chocolate acompañado con helado de queso gorgonzola.

www.azul.rest

Una vez saciado el paladar, el Museo del Estanquillo (Isabel La Católica No. 26, Centro) abre sus puertas para contarte una historia. Está ubicado en el edificio que data de 1890 de la famosa joyería La Esmeralda Hauser-Zivy, corresponsal de una en París. La colección se compone de lo que el escritor y periodista Carlos Monsiváis reunió a lo largo de su vida: más de 12 mil piezas que se organizan en exposiciones temáticas y sirven como crónica de la ciudad y la cultura mexicana.

El museo es un espacio sin solemnidades en el que puedes encontrar arte en el más amplio sentido de la palabra (curiosidades, objetos, arte popular, fotografías, todo con un sentido histórico y urbano), constatar los cambios físicos que ha sufrido la ciudad y reconocer en los objetos cotidianos el arte popular del Distrito Federal.

www.museodelestanquillo.com

La tarde te invita a recorrer sus adoquinadas calles, llenas de colorido, donde algunas luces de neón te dan la bienvenida a que entres a un bar y disfrutes de una agradable compañía y una bebida que amenice tu noche.

Después, nada como ir a descansar al Hostal Centro Histórico Regina (5 de Febrero No. 53, Centro). Al entrar, te enamorarás de ver cómo logran fusionar el arte, la cultura y el hospedaje. Sus pisos de parquet, techos altos y ventanales con balcón estilo colonial te hacen viajar a otra época, donde el bullicio y el estrés cotidiano se pierden en este recinto. Tiene un estilo bastante particular, cada habitación es espaciosa y luminosa, lo que la hace especial y única, pero sin perder la comodidad para la que fue construida.

Cada uno de sus espacios tiene diseño y arte, se nota la pasión por mostrar con detalles nuestra cultura, que entre la modernidad y lo cosmopolita de la ciudad, poco a poco se ha ido perdiendo en algunas zonas. Un lugar que grita que aún se puede vivir en armonía en medio de un ambiente tranquilo, con un buen libro y una taza de café.

www.hostalcentrohistoricoregina.com

CENTRO HISTÓRICO

DANZA

Tradición en cada paso

Las luces del teatro se apagan, el silencio te abraza y poco a poco empieza a levantarse el telón para dar paso a la puesta en escena. La creatividad artística y el esfuerzo de Amalia Hernández se ven materializados en el Ballet Folklórico de México, que ha representado a nuestro país en los foros más importantes; actualmente es albergado por El Palacio de Bellas Artes. Con 63 años de trayectoria artística, en 90 minutos el ballet te lleva a un viaje por el tiempo y los rincones de México que se quedan impregnados en tu recuerdo.

www.balletfolkloricodemexico.com.mx

Dentro de El Palacio de Bellas Artes está el museo, que exhibe de forma permanente 17 obras murales de siete artistas nacionales ejecutadas entre 1928 y 1963. Actualmente mantiene un intenso programa de exposiciones temporales, así como una gran cantidad de actividades para todo público que desee conocer y admirar más a detalle los rincones de este recinto.

En medio de una decoración enmarcada por el edificio se encuentra el restaurante, una opción si vas a disfrutar de una exposición, un concierto o una puesta en escena. El bar tiene buena coctelería y la cocina es mexicana.

www.palacio.bellasartes.gob.mx

En esta zona no falta qué admirar, fotografiar y hasta qué aprender. A un costado se encuentra el Museo Franz Mayer (Hidalgo No. 45, Centro), que exhibe la colección de artes decorativas más importante del país, que van del siglo XVI al XIX. Hay exposiciones temporales de diseño contemporáneo y fotografía, otras ambientadas con decoración de época, pinturas, mobiliario, textiles, platería y cerámica, entre otras. Además, es la sede oficial de la World Press Photo.

Antes de cruzar la puerta de salida, es casi una tradición entrar a la cafetería, enmarcada por la vegetación y un ambiente de silencio, que te envuelve con su historia y llena de cultura. El aroma incitante del café se disfruta mucho en total tranquilidad, pero lo que la hace encantadora, es su ubicación y arquitectura.

www.franzmayer.org.mx

Una vez en esta parte del Centro, es casi un paseo obligado recorrer la Alameda Central, el parque público más antiguo de la ciudad que, desde su creación, ha sido un sitio de reunión de todas las clases sociales, un sitio donde se reúne y se convive en un espacio cubierto por árboles y arrullado por fuentes de personajes mitológicos que miran cambiar las modas e ideas de cada época, desde la política, hasta la modernidad de nuestro tiempo.

Si quieres llevarte una de las mejores fotografías panorámicas de El Palacio de Bellas Artes, Av. Juárez y Eje Central, sube al mirador del edificio de Sears, desde donde se aprecia la obra cumbre del Porfiriato mientras disfrutas un rico café acompañado de un muffin. En su terraza se puede fumar, aunque sólo hay cuatro mesas para hacerlo. Un mirador que muestra otra parte de la belleza que tiene la “Ciudad de los Palacios”. De noche la vista es aún más espectacular, porque se aprecia la luz y el detalle de todas sus calles.

Av. Juárez No. 14, Sears Centro Histórico

COYOACÁN

ESCULTURA

Figuras en movimiento

Es momento de cambiar de zona y adentrarnos a Coyoacán, un barrio mágico, ubicado al sur del DF, donde templos, casonas, plazas coloniales, mercados, museos, librerías, artesanías y la fuente de los coyotes te esperan para disfrutar de una visita incomparable.

A dos cuadras del centro de Coyoacán se ubica Arte Hoy, una galería (Presidente Carranza No. 176, Santa Catarina, Coyoacán) de arte moderno y contemporáneo mexicano especializada en escultura, con exposiciones temporales de escultura y otras manifestaciones artísticas. En el corredor del segundo piso puedes apreciar el Salón de Pintura, con obras de grandes maestros mexicanos.

Otro punto que forma parte de la galería pero que se encuentra en la calle de Viena, muy cerca de los Viveros de Coyoacán, es el patio de escultura moderna y contemporánea que se ha realizado en México desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

Es un espacio adecuado para exposiciones temporales de escultura y otras manifestaciones artísticas; un centro de investigación y difusión sobre temas de escultura y arte mexicano del siglo XX y XXI.

artehoy.com.mx

En la zona histórica de Coyoacán, dentro del pintoresco Barrio de la Conchita, se encuentra la Hacienda de Cortés (Calle Fernández Leal No. 70, Barrio de la Concepción, Coyoacán), antigua casona de estilo colonial mexicano que se dice fuera parte de las caballerizas del conquistador español. La entrada es un pasillo lleno de plantas y faros de colores que cuelgan de los árboles. La terraza es el mejor lugar para desayunar o comer. Un espacio bastante iluminado que te hacen sentir fuera de la ciudad, por ser tranquilo y estar alejado del bullicio y ruido de los autos.

www.haciendadecortes.com.mx

A unos pasos está el Centro Cultural Elena Garro (Calle Fernández Leal No. 43, Barrio de la Concepción, Coyoacán), un espacio inundado de letras; un refugio literario en medio de uno de los sitios más emblemáticos de Coyoacán; lugar que invita a la lectura. La luz natural que golpea los ventanales ilumina las estancias y los anaqueles, por lo que no hay pretexto para no buscar un libro y descubrir su magia en cada página.

Los libros son los protagonistas que cubren las paredes del recinto. De piso a techo, hay que levantar la vista para descubrir los más de 20 mil títulos y alrededor de 180 mil ejemplares que se asoman por los ventanales de cristal y configuran la estética de la casona; a la entrada del recinto se puede leer: “Ésta es una librería de barrio, favor de llegar a pie”.

www.conaculta.gob.mx/elena-garro/inicio

Entre un libro y otro, ya casi cae la noche. El frío del mes se hace sentir, y sólo desearás levantar una taza caliente de café. Unas cuadras adelante está el Café ruta de la seda (Calle Aurora No. 1, Del Carmen, Coyoacán). Presenta una decoración orientada a lo rústico, con gran estilo y tranquilidad. Le apuesta a los productos orgánicos, el menú tiene influencias del Mediterráneo, Medio Oriente y Asia.

Las bebidas refrescantes se hacen con jengibre o con agua de rosas y de fresas. Cada pastelillo y pan tiene una preparación que recuerda las especias de oriente. Su pastel de té verde es esponjoso, ligero como pluma y en la boca es exactamente lo prometido, una infusión en forma panosa; sus ensaladas a base de flores es lo más delicioso y exótico que puedes degustar, o su café chiapaneco, robusto y dulce, que desprende un aroma sutil que te envuelve como en un capullo de jazmín.

www.caferutadelaseda.com

Después de un día de tanto caminar, conocer, degustar y hasta sentir la cultura y olor a tantos libros con historia, el Hotel Hostal y casa de huéspedes Casa Tamayo (Presidente Carranza No. 220, Coyoacán) te espera con su increíble decoración, diseño y arte. Su fachada es azul y su sol de barro a la entrada te dan la bienvenida. Sus interiores son tan acogedores, que hasta puedes descansar en su hamaca al aire libre, leer en la biblioteca o relajarte en su sala, ya sea en el interior o en la terraza, donde una bebida refrescante te acompaña en tus pensamientos.

Sus áreas comunes te hacen sentir que estás en casa o en medio de un ambiente familiar. La amabilidad del personal y la libertad que te brindan para que puedas recorrer el hotel, te hacen descansar alejada del movimiento diario de una gran ciudad, en un ambiente con calor a hogar.

www.hospedajecoyoacan.com

ROMA

PINTURA

Una pincelada que cruza fronteras

Enumerar todos los atractivos de la Roma es una tarea imposible. Cuenta con miles de posibilidades para todos los gustos y edades, destacando restaurantes, vida nocturna, boutiques, cultura, moda, pasajes e iluminación que recuerdan las avenidas de París.

En medio de calles donde se mezclan todas las clases de la sociedad, donde se unen por un mismo objetivo y donde lo importante es convivir y plasmar la paz dentro de la sociedad, se pueden apreciar las diferentes pinceladas, estilos, colores y fusiones a lo largo de la colonia Roma y Doctores. Son murales de arte urbano que reflejan ideas, conceptos y hasta soluciones para nuestra ciudad.

Entre los altos muros de los edificios o bardas de estas colonias podrás apreciar el trabajo de artistas de México, Colombia, Perú, República Dominicana, Argentina, España, Chile, Ecuador y Francia.

www.constructoarte.com

Después de un recorrido de dos horas, nada como seguir apreciando la cultura. Ahora en el Centro Cultural Border (Zacatecas No. 43, Roma Norte). Un espacio dedicado a la producción, formación y vinculación en el campo del arte contemporáneo emergente, específicamente las artes visuales, multimedia, graffiti y diseño.

Cultura, ideas y arte, ya sea bajo la forma de un graffiti, de un track de audio, de una pieza de video, de un taller, de una conferencia o cualquier formato lo puedes ver plasmado en sus salas o exposiciones temporales. Aquí todo es arte, tan versátil que desearás quedarte un largo rato, ya sea para tomar un capuchino o conversar con uno de los artistas que casi siempre recorren sus pasillos o se encuentran en los talleres, quienes te pueden proporcionar información más detallada sobre su trabajo y el arte plasmado en el centro cultural.

www.border.com.mx

Ahora es momento de visitar la Galería Fifty24MX (Colima No. 184, Roma Norte), que exhibe trabajos de artistas emergentes reconocidos, tanto nacionales como internacionales. Una fusión y concepto afianzado gracias a la intervención de Fifty24 San Francisco, que logró este resultado, un espacio donde se plasman ideas, como el mural que se encuentra en la entrada y te recibe con un concepto libre y colorido de lo que es nuestra cultura.

Los artistas y dueños, Lilia y Arturo, buscan obras con igual valor en concepto y técnica. Combinan artistas emergentes y conocidos como Pedro Friedeberg, Saner, Meredith Dittamar y Erica il Cane. Si te gusta el arte, es el medio para comprar tu primera obra, los precios son bastante accesibles.

www.fifty24mx.com

La noche nos ha envuelto, y lo único que se antoja es entrar a la Licorería Limantour (Álvaro Obregón No. 106, Roma Norte). Con una arquitectura conceptual bastante novedosa, reinterpreta materiales utilizados en el art déco que, al encontrarse actualmente en desuso, hacen de los detalles visuales una maravilla para el espectador. En el piso de abajo te seduce una barra plagada con una cornucopia de botellas frente a un mural original que data de 1963; camina un poco más y, antes de subir, verás una terraza con bancas de madera, perfecta para conversar y fumar un cigarrillo. Una vez arriba, disfruta los detalles de la segunda barra sazonados con un espacio en el que los muebles de diseñador se codean con los asistentes.

Su filosofía de mixología detrás de la barra se materializa en bebidas gourmet. Para acompañar, también ofrece montaditos y pinchos elaborados con ingredientes de primera calidad, orgánicos y vegetarianos.

Este lugar está diseñado para el bon vivant con una atmósfera amistosa, relajada y divertida.

www.limantour.tv

Es momento de sentirte como en casa, pero fuera de ella. Esto es lo que ofrece el Hotel Carlota (Río Amazonas No. 73, Cuauhtémoc). Con un diseño que sigue una línea de arqueología urbana, un oasis digno para disfrutar del paisaje metropolitano de la Ciudad de México. Lleno de contrastes, calidez, diseño, historia y tradición que se plasman en espacios, objetos, aromas y sabores únicos.

El lenguaje de los materiales y texturas del hotel se conectan con la nueva gastronomía del país a través de la visión de los chefs Joaquín Cardoso y Sofía Cortina, quienes hacen una propuesta única en cuanto a espacios de contemplación, descanso y entretenimiento, que remiten a un México dinámico y con vida en todo momento. En enfoque que ofrecen los patillos y bebidas son orgánicos y lo más sustentable posible.

www.hotelcarlota.com

CONDESA

LITERATURA

Una pluma que llena el corazón

En la Condesa se concentran casas con diseño art déco y palacios art nouveau que conviven armoniosamente con los edificios estilo californiano u otros más modernos, lo que la hace el hogar preferido de extranjeros, y donde la vida social se reúne en su infinita propuesta de comercios.

Librería Bella Época (Tamaulipas No. 202, Hipódromo Condesa). Este foro es en realidad un modesto homenaje al que fuera el Cine Lido, ahora ocupa un espacio en el Centro Cultural Bella Época, al lado de la librería Rosario Castellanos. Un espacio de exposiciones temporales, uno de los recintos con gran actividad cultural en la zona.

Entre las actividades habituales que nutren la oferta cultural se enumeran los encuentros de escritores (lecturas de poesía y narrativa), presentaciones de libros, discos o revistas, performances, obras de teatro, conciertos, danza, charlas y mesas redondas centradas en el arte. Todo, dirigido a jóvenes que persiguen opciones no convencionales para expresarse y, a la vez, conocer propuestas artísticas innovadoras.

www.fondodeculturaeconomica.com

El Péndulo (Av. Nuevo León No. 115, Condesa). Cafebrería, como es conocida, se distingue por una arquitectura abierta y luminosa de decoración ecléctica que, en conjunto con sus mesas tipo bar de café, sus salas de estar y su hilo musical, logran un ambiente inigualable. Su librería se distinguen por su excelente surtido y selección en literatura, arte y humanidades.

Un lugar donde el tiempo de espera parece no importar, siempre hay qué leer, qué ver y qué escuchar. La opción perfecta para los amantes de la cultura, en la zona más cosmopolita de la Ciudad de México.

www.pendulo.com

El Hallazgo (Av. Mazatlán No. 30, Condesa). Su entrada es chiquita, como si se tratara de un escondite. Se especializa en filosofía, artes, psicología, relatos históricos. Diríamos que nada fuera de lo común a otras librerías de usado, pero si volteas al techo: la sorpresa está en lo que verás, es como un barco lleno de tesoros, todo lo que los dueños han encontrado a través de los años atrapado entre las hojas de los libros que ya tienen una historia propia que contar. Desde cartas suicidas hasta fotografías de grandes personajes.

Una librería de vinilos, fotografías antiguas y, por supuesto, libros. Un espacio donde puedes empezar a hacer una gran historia.

www.elhallazgo.mex.tl

Baltra Bar (Iztaccíhuatl No. 36-D, Condesa). La iluminación es muy tenue, hay pequeños y cómodos sofás para 35 personas, paredes decoradas con vitrinas y estantes con insectos, erizos, conchas de mar y vegetación; elementos con los que establecen un paralelismo entre el viaje realizado por Darwin a Baltra.

En cuanto a tragos, la carta tiene ocho cocteles que cambian por temporada. Para distinguirse de otros bares de su tipo, experimenta con técnicas a partir de familias de cocteles, tienen un volumen alcohólico mayor y no usan tanta fruta. La selección musical contribuye a crear una atmósfera relajada y pone especial énfasis en los últimos lanzamientos

www.baltra.bar

Comments are closed.